La Organización Mundial de la Salud considera que el acceso óptimo para el consumo humano son 100 litros por persona al día de agua continua disponible a través de varias llaves en la vivienda (o 10 metros cúbicos mensuales para una familia de 3,3 personas, el promedio en Chile según el Censo 2017). Eso permite satisfacer todas las necesidades de consumo e higiene y evitar los riesgos de salud asociados a la falta de agua.

En Chile, los clientes residenciales de las empresas reunidas en la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (ANDESS) consumen en promedio de 147 litros de agua potable por habitante al día. Es decir, por encima del nivel óptimo, y mucho más de lo razonable si definitivamente nos hacemos cargo de que nuestro clima cambió, particularmente en la zona centro y sur de Chile, y debemos también modificar nuestros hábitos hacia un consumo más responsable.

Puedes continuar leyendo este articulo en el siguiente link

https://www.latercera.com/opinion/noticia/agua-prevencion-y-sequia/KFHLU2QTFVBYXACI6NMG36OPVE/